Atenas

Qué hacer en Atenas

0 Experiencias
Ordenar por:

No se ha encontrado ninguna experiencia

Lo sentimos, no hay resultados para tu búsqueda. Inténtalo de nuevo con otros filtros.

empty

Dónde ir

Grecia

Qué hacer en Atenas

Puede que su aspecto sea un poco tosco, pero los griegos tienen razón cuando dicen que Atenas es en realidad un gran pueblo. La amabilidad de su gente, su fabulosa gastronomía, su dinámica vida nocturna y el recuerdo de un glorioso pasado infunden a toda la ciudad una animada exuberancia que constituye una parte importante de su carácter. En el corazón de Atenas se encuentra la Acrópolis, el zócalo rocoso sobre el que aún se asientan muchas de las reliquias más famosas de la antigua Grecia, como el Partenón y el templo de Atenea Niké. Cerca de allí, los barrios de Plaka y Monastiraki encabezan la lista de los más fascinantes y alegres. Hacia el sur, la ciudad se extiende hasta la costa, donde los abarrotados restaurantes y las playas son el principal atractivo. Si te alejas un poco más, podrás llegar al cabo Sunio, la antigua ciudad de Corinto o incluso el místico yacimiento de Delfos con una excursión de un día desde la capital.Las seis mejores cosas que hacer en Atenas1. Retrocede atrás en el tiempo en la AcrópolisEn muchos sentidos, la geografía de Atenas refleja la experiencia que vivirás como turista. La Acrópolis se eleva por encima del resto de la ciudad, tanto en sentido literal como figurado. En la antigüedad, la Acrópolis era el centro lógico de culto y refugio, y aún hoy se conservan reliquias de la edad de oro de Grecia en el siglo V a. C. Es todo un símbolo de Atenas que se reconoce al instante. El Partenón, icono reconocible de Grecia en particular y de la civilización en general, es el máximo esplendor de Atenas. Estas enormes columnas de piedra han permanecido aquí durante los últimos 2500 años y, aunque se han perdido los detalles, la impresión que causa es la misma. Igual de asombrosos son la puerta de la Propilea, el Erecteión, con su famoso Pórtico de las Cariátides, y el templo de Atenea Niké.2. Admira los monumentos de Plaka y AnafiotikaJusto debajo de la Acrópolis, piérdete por las callejuelas del histórico barrio de Plaka, uno de los rincones más fascinantes de la ciudad. Las calles peatonales, llenas de lugareños y visitantes, están repletas de tabernas y bares que animan la zona durante el día y hasta altas horas de la noche. Plaka también cuenta con algunas pequeñas boutiques, ideales para buscar el recuerdo perfecto. Entre Plaka y la Acrópolis, el tranquilo barrio de Anafiotika parece sacado de una pequeña isla. Al recorrer las empinadas callejuelas y las antiguas casas de campo, te sentirás muy lejos del centro de Atenas. La plaza Syntagma, en cambio, es uno de los principales centros de transporte de la ciudad y siempre está llena de vida. En ella se encuentra el Parlamento griego y los guardias ceremoniales, ataviados de forma excéntrica, que protegen la Tumba del Soldado Desconocido.3. Prueba una comida magníficaUna de las mejores cosas que hacer en Atenas es comer fuera. Pon una chincheta en el mapa y encontrarás algo rico, desde los omnipresentes gyros hasta los mejores restaurantes. El desayuno puede consistir en un buen café griego (cuidado con los posos en el fondo de la taza) con el clásico koulouri, un rosco de pan cubierto de semillas de sésamo que se ve por todas partes. Otro tentempié callejero típico son las tartaletas de hojaldre, rellenas de espinacas o de chocolate. Para comer algo rápido por el camino, una brocheta de gyros o de souvlaki envuelta en pan de pita caliente, con un poco de ensalada y un poco de yogur, es la mejor opción. Kostas, en la calle Pentelis, lleva casi 70 años sirviendo estos clásicos. Las tabernas con más carácter de Atenas, donde se sirven platos tradicionales como la moussaka y los dolmades, se encuentran en la parte alta de Plaka, donde las mesas se extienden por las callejuelas. Termina con unas loukoumades, antiguas bolas de rosquilla griegas empapadas en almíbar, que se sirven desde la época de los Juegos Olímpicos originales.4. Visita el templo de PoseidónEl extremo sur de la península del Ática se adentra en el mar Egeo, en el cabo Sunio, un amplio promontorio rocoso con espectaculares vistas a lo largo de la costa. Por si no fuera suficientemente romántico, el cabo está coronado por las ruinas del templo de Poseidón. En la actualidad, apenas quedan los cimientos de piedra del templo y un conjunto de robustas columnas que lo sostienen en alto. Situado a unos 70 km al sur de Atenas, puede parecer un viaje largo para ver otro templo en ruinas, pero su elevado emplazamiento ofrece vistas sobre una docena de islas en un día despejado. Los restos del templo se combinan con el panorama y el entorno salvaje para dotar a este lugar de una magia especial.5. Date un chapuzón en la Riviera de AtenasCasi un tercio de la población de Grecia vive en la capital, lo que explica los interminables barrios periféricos. No ganarán ningún concurso de belleza, pero lo que les falta en apariencia lo compensan con personalidad. Para ver a los atenienses en un ambiente más relajado y festivo, las afueras costeras de la Riviera de Atenas son el lugar ideal. Desde El Pireo, al norte, hasta Vouliagmeni, al sur, hay playas para todos los gustos. Akti Iliou tiene un buen tramo de playa, aunque el acceso es de pago. Glyfada tiene una playa popular, aunque también es conocida por sus tiendas, restaurantes y vida nocturna, mientras que las calas de Vouliagmeni son elegantes y exclusivas.6. Aventúrate más allá de AtenasLos tesoros arqueológicos abundan tanto fuera de Atenas como dentro de la ciudad. Las excursiones de un día incluyen la antigua Corinto, antaño un fuerte estratégico con poder sobre el comercio procedente del este. Los romanos construyeron esta ciudad hace unos 2000 años, aunque lo que queda del templo de Apolo es mucho más antiguo, construido por los antiguos griegos 500 años antes. Micenas, que data del siglo XII a. C., merece también una visita para que puedas contemplar la Puerta del León, la Muralla Ciclópea y las Tumbas Reales. Cerca de allí, el teatro de Epidauro es otra maravilla de la Antigüedad, conocido por su extraordinaria acústica y por continuar en uso. Delfos fue considerado en su día el lugar más sagrado de la tierra y, en la actualidad, el santuario de Apolo Pythios sigue pareciendo bastante divino, en una de las laderas del monte Parnaso. Es una parada ineludible, incluso si no eres muy fan de los clásicos.
Leer más
Atenas