Marrakech

Qué hacer en Marrakech

0 Experiencias
Ordenar por:

No se ha encontrado ninguna experiencia

Lo sentimos, no hay resultados para tu búsqueda. Inténtalo de nuevo con otros filtros.

empty

Dónde ir

Marruecos

Qué hacer en Marrakech

Marrakech es un destino imprescindible, un lugar para descubrir con los cinco sentidos. No serás tú quién se sumerja de lleno en la ciudad, sino que esta se convertirá en parte de ti. Con atracciones tan famosas como la plaza Jemaa el-Fna, la mezquita Kutubía, los jardines secretos y la Medina, tendrás un montón de cosas que ver y hacer durante tus vacaciones. Por si esto fuera poco, también es el punto de partida ideal para realizar excursiones a algunos de los lugares de interés más importantes de Marruecos. Ait Ben Haddou, Esauira y las cascadas de Ouzoud están a unas tres horas en coche. ¿Y qué decir de su gastronomía? En Marrakech no te faltarán opciones para sorprender a tu paladar, desde los puestos de comida callejera hasta las exquisitas cenas en los riads tradicionales. Las 6 mejores actividades y excursiones en Marrakech: 1. Haz una visita guiada por la Medina medieval Rodeada de murallas medievales, la Medina de Marrakech ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es un laberinto de callejuelas estrechas repletas de tenderetes, zocos con olor a especias, mezquitas y palacios. Todas las calles conducen a la enorme plaza Jemaa el-Fna, el corazón de la ciudad. Aquí podrás ver a encantadores de serpientes, bailarines acróbatas y músicos, así como numerosos puestos de comida callejera. Otro punto de interés es la mezquita Kutubía, cuyo minarete lleva más de 800 años custodiando la ciudad. Dentro de las murallas, en la zona sur de la Medina, también vale la pena visitar el suntuoso Palacio de la Bahía; mientras que las ruinas del palacio El Badi se encuentran justo fuera de ellas. Con tantas cosas que ver, lo mejor para no perderse nada es hacer una visita guiada con un guía experto. 2. Descubre los jardines de la ciudad En Marrakech nunca se sabe muy bien que maravillas puedes encontrar al otro lado de un muro descolorido. Algunos esconden auténticos oasis. Dentro de la Medina hay un riad con un patio muy especial. Tanto es así que a lo largo de los siglos se ha ganado el apodo de Jardín Secreto. El hermoso trazado, el suelo de azulejos y el relajante sonido del antiguo sistema de riego crean una atmósfera mística en medio de la bulliciosa Medina. Y más allá de las murallas se encuentra otro oasis, considerado por muchos la atracción más fascinante de todo Marrakech. El diseñador de moda Yves Saint-Laurent compró el Jardín Majorelle en la década de 1980 y puso su sello de identidad en él. La impresionante villa art decó de color azul eléctrico está rodeada de bambúes, cactus, palmeras y fuentes. Junto a los jardines hay un museo dedicado al gran diseñador, que alberga algunos de sus bocetos y diseños. 3. Haz una excursión a las impresionantes cascadas de Ouzoud Aunque hay muchas cosas que ver y hacer en Marrakech, hay algunos lugares realmente especiales por los que vale la pena dejar la ciudad por unas horas. Las cascadas de Ouzoud son, sin duda alguna, uno de ellos. El trayecto panorámico para llegar hasta ellas es solo un pequeño adelanto de lo que te espera. Estas cascadas de varios niveles, situadas en la cordillera del Atlas, son una de las atracciones naturales más fotografiadas de todo Marruecos. Durante tu visita quizás tengas la ocasión de ver a los juguetones monos de Berbería que habitan en la zona, y que suelen corretear por aquí en busca de un puñado de nueces. 4. Recorre las calles de Ait Ben Haddou Si al llegar tienes la impresión de haber estado ya en Ait Ben Haddou, quizás sea porque probablemente la hayas visto muchas veces... ¡en la gran pantalla! De hecho, ha sido el escenario de películas muy taquilleras desde tiempos inmemoriales. Sin ir más lejos, Ait Ben Haddou ha aparecido como telón de fondo en producciones tan importantes como Gladiador, Lawrence de Arabia, La joya del Nilo y Juego de Tronos. Explorar esta ciudad fortificada, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es toda una experiencia. Pon a prueba tu sentido de la orientación mientras recorres las polvorientas callejuelas flanqueadas por edificios de arcilla roja. Durante la temporada de lluvias, cuando el caudal del río es mayor, las vistas desde la cima de la colina son aún más espectaculares si cabe. 5. Explora la ciudad de Esauira En la costa atlántica de Marruecos, la ventosa ciudad de Esauira es un soplo de aire fresco. Además de tener un encanto digno de Hollywood también cuenta con una impresionante lista de sitios reconocidos por la Unesco. La Medina, con sus callejones empedrados de tonos color pastel, es el telón de fondo perfecto para una sesión de fotos. Los bastiones bañados por las olas, conocidos como Skala, ofrecen una interesante ruta a pie alrededor del casco antiguo hasta llegar a la ciudadela medieval construida por los genoveses. La ciudadela preside el puerto repleto de barcas azules. Y para terminar la visita por todo lo alto, no te vayas sin probar la comida callejera de la zona, sobre todo las albóndigas de sardinas. 6. Saborea la gastronomía de Marrakech En Marrakech, el aroma de la comida flota en el aire. Vayas a donde vayas, habrá un puesto de comida callejera o un precioso riad dispuesto a seducirte con su oferta gastronómica. En la plaza Jemaa el-Fna, el cordero cocinado a fuego lento y aromatizado con comino es el plato favorito de los lugareños. También podrás encontrar el famoso tajine, pero te recomendamos que este plato tan especial lo pruebes en un riad. Disfrutar de estos manjares en un patio histórico abovedado es uno de los pequeños placeres de la vida. Para que puedas disfrutar de la experiencia sin ninguna preocupación, los tours gastronómicos con transporte incluido son la opción perfecta.
Leer más
Marrakech